Instinto Social

[Reseña del libro] “Els fets de juliol de 1936 a Barcelona. Els protagonistes i les víctimes”

juliol36

Hay libros que nacen para desgarrar por donde pasan. Libros que marcan un punto de inflexión en la investigación historiográfica, de esos que delimitan un antes y un después en el caudal de interpretaciones del pasado, de ensayos y de lucubraciones ideologizadas, cuando no de simples pajarracas. Son esos trabajos que desnudan los mitos que se venían reproduciendo, sin cesar, sin que nadie reparara a mirar cuál era esa fuente primaria, ni si ésta estaba o no mínimamente cimentada como para ir saltando de tesis en tesis, de ensayo en ensayo, asentando opiniones, a veces mentiras, como verdades sacralizadas.

Este es el caso del último libro del historiador Just Casas Soriano: Els fets de juliol de 1936 a Barcelona. Els protagonistes i les víctimes, publicado por Editorial Base. Y creemos no estar exagerando. Pues nos encontramos ante un libro de investigación, que pasará a ser de lectura obligatoria para todo aquel que quiera no sólo investigar, sino también entender, las “gloriosas jornadas” de julio de 1936 en Barcelona. Aquellas en la que se batieron por sus calles mundos que no podían ya entenderse más que por el susurro de las balas. Toda una complejidad social constreñida en el transcurrir intensivo de apenas un centenar de horas imborrables de la historia universal. Aquellas que acabaron sintetizadas con el “sí se puede” de García Oliver, tan distintas de las palabras que ahora algunos políticos bandean en sus chácharas televisadas.

En realidad, hay aún demasiados mitos que se reproducen por la historiografía, más impregnados por postureos ideológicos que por el rigor que exige el trabajo con que todo historiador debería afrontar sus hazañas. Y es que son muchísimos los que adaptan sus investigaciones a subjetividades caprichosas. Por contra, como el mismo autor señala en su introducción, la lectura de Els fets de juliol de 1936 a Barcelona. Els protagonistes i les víctimes no contentará a nadie. Con lo que ya se avisa del aspecto más grande de este trabajo de investigación: que nadie espere encontrar la reproducción sesgada de mitos anclados en creencias actualizadas sobre lo que pasó en aquellas memorables jornadas revolucionarias, incluso de aquellas leyendas que perviven en las propias filas libertarias.

Y es que Just Casas no se cubre en su libro con ninguna bandera revolucionaria para batallar historiográficamente por aquellos convulsivos días de julio de 1936. Ni mucho menos con la túnica dorada tras la que se esconden las miserias de la jerarquía universitaria, hecho lamentable por recurrente de una amplia mayoría de sus colegas de profesión. Porque en este libro el autor ha intentado identificar quiénes estaban por esas calles ensangrentadas, tirando de todas las fuentes disponibles para poner nombre y apellidos a las víctimas,  muchas de las cuales testificaron con la muerte su presencia en aquella monumental jarana…

Pero este libro no es sólo el resultado de una tarea de identificación de las víctimas, sino también de sus militancias, y por lo tanto de las tendencias ideológicas que han podido ser acreditadas. Lo que dibuja, sino la realidad, sí un mapa más que significativo de las organizaciones y de sus fuerzas durante esos días del todo o nada. Y este mapa, producido desde la muerte o sus cercanías, no puede sino coger las trazas de una pintura negra goyesca. Pero es precisamente este dramatismo, el de la muerte y de lo que se le aproxima, lo que agranda el recuerdo de todos aquellos que salieron a las calles con su vida intentando materializar con la violencia el batir ideológico de sus almas.

He aquí otro punto de interés de esta obra: no sólo los historiadores encontrarán en ella abono para sus plumas. Pues no es un libro que nos hable desde las extravagancias académicas en las que se atrinchera la casta universitaria. Sino que es un libro donde cualquier interesado por su árbol genealógico puede encontrar al abuelo o al bisabuelo, a la abuela o a la bisabuela, fuera de la tendencia ideológica que fuera. Y ello desde el respeto con que el autor busca traer a la memoria a todos aquellos protagonistas que chocaron de bruces con el presente de un pasado desgarrado por el mañana.

juliol36justcasas

Compartir este artículo

Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario.